miércoles, 1 de julio de 2009

GUÍAS PRÁCTICAS CLÍNICAS DE ENFERMEDADES PULPARES Y PERIAPICALES.


INTRODUCCIÓN

La prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del complejo dentino-pulpar y sus manifestaciones periapicales, tienen por objetivo mantener la integridad pulpar y la conservación de los dientes. Entre la dentina y la pulpa existe un intercambio activo y a través de éste, la pulpa puede afectarse o la dentina remineralizarse, por lo que la pulpa y la dentina pueden considerarse tejidos interconectados que comparten una función importante en la Biología y Fisiopatología dentaria, a esta unión se le ha denominado complejo dentino-pulpar.

Desde épocas tempranas se ha tratado de proteger la pulpa aplicando diferentes medicamentos en la caries profunda. Al diagnosticar y tratar precozmente una caries o un traumatismo, al realizar una preparación cavitaria teniendo en cuenta esta relación dentino-pulpar y al colocar una correcta base intermedia, estamos realizando prevención de las patologías pulpares y periapicales.

En el Siglo I cuando se trabajaba empíricamente para aliviar el dolor, se utilizaban diferentes técnicas como fueron la cauterización, la aplicación de arsénicos y los drenajes, las que se fueron perfeccionando con el tiempo. Ya en 1890 se evidenció la presencia de bacterias en los conductos, que en la actualidad se consideran que es el factor etiológico principal de las enfermedades pulpares y periapicales. Comienza entonces una nueva etapa, donde se incrementa el uso de diferentes medicamentos muy caústicos, la llamada época de la terapia medicamentosa que se extendió por casi un siglo. Un salto importante lo constituyó la aparición de los rayos X, que mejoró notablemente la calidad del diagnóstico y tratamiento de las patologías pulpares y periapicales.

A partir de la década de los años 80 del pasado siglo, ocurre un cambio radical, pues se reconoce que lo principal es la prevención de éstas afecciones y cuando ya la patología se instala de forma irreversible, se hace necesario realizar el tratamiento pulporadicular donde la instrumentación bio-mecánica de los conductos juega un papel muy importante para lograr el éxito del tratamiento y evitar llevar a los mismos sustancias irritantes conservando el fisiologismo de los tejidos, por lo que se evidenció, que es más importante lo que se elimina del conducto que lo que se lleva a su interior.

Se han introducido otras terapéuticas que corresponden a la Medicina Natural y Tradicional, como la acupuntura, la homeopatía y los fitofármacos que son de gran utilidad en la eliminación del dolor, siendo este el síntoma más frecuente en las patologías pulpares y periapicales.

En Cuba el láser terapéutico está siendo utilizado como analgésico, antinflamatorio y por su acción regenerativa, a partir de la última década con resultados satisfactorios.

En la actualidad la Endodoncia ha alcanzado un mayor desarrollo tecnológico con la introducción de nuevas técnicas, instrumental y materiales. Entre estos se encuentran la instrumentación escalonada con limas más flexibles, los localizadores electrónicos de ápice, la instrumentación mecánica y la gutapercha termoplástica, entre otros.

Esta guía nos servirá para establecer lineamientos de trabajo, sobre la prevención y el manejo de la enfermedades de la pulpa y sus complicaciones, conocer las técnicas más avanzadas y planificar los recursos necesarios.

Nuestro sistema de salud, único por sus características, permite la práctica masiva de los tratamientos preventivos y curativos de las enfermedades pulpares y periapicales, por los Estomatólogos Generales Básicos y por los especialistas de Estomatología General Integral y en la medida en que seamos capaces de reducir el número de extracciones dentarias, nuestros programas de atención estomatológica aumentarán en calidad, por lo que se hace necesaria la actualización de los profesionales así como la unificación de criterios en los mismos, para enfrentar las situaciones clínicas que se presenten.

DESCRIPCIÓN DE LA ENTIDAD DESDE EL PUNTO DE VISTA ANATOMICO Y FUNCIONAL

Relación de la Pulpa con los tejidos periapicales (periodonto y hueso)

La pulpa normal está formada por tejido conectivo laxo, fibras colágenas, reticulares y elásticas, fibras nerviosas, abundantes vasos sanguíneos y sustancia intercelular, ocupando la cavidad interior del diente, de paredes rígidas e inextensibles.

Anatómicamente está dividida en una pulpa coronaria y una radicular, se conecta con el tejido periapical a través de una amplia variedad de formas de agujeros apicales en la raíz. El cemento no se mantiene equidistante del foramen en toda la circunferencia del conducto y el desarrollo radicular suele dar por resultado, un sistema de conductos el cual esta formado por uno principal, laterales, recurrentes y el delta apical. El foramen principal a menudo está a un lado de la raíz y no en el ápice, presentando un estrechamiento en esta zona, llamada constricción apical.

El complejo biológico formado por cemento, periodonto y hueso alveolar conforman los elementos tisulares de la histofisiología apical y periapical. La necesidad de no dañar estas zonas durante las maniobras endodónticas es fundamental, dado que allí reside el potencial reparador anhelado. El cemento radicular y el hueso alveolar, producidos por el periodonto, desempeñan una función en la cicatrización y reparación, cuya importancia no podrá ser igualada por ningún otro material no biológico.

La variabilidad en la situación del foramen debe ser tenida en cuenta al determinar la longitud del conducto radicular durante la terapéutica endodóntica, pues una medición basada en la longitud de la raíz y no en la del conducto llevaría la instrumentación y la obturación mas allá del foramen apical hacia el tejido periapical. Cualquier remanente de tejido pulpar se deteriorará después de la pérdida de circulación y los productos de descomposición tóxicos podrán entonces filtrarse hacia fuera y causar una inflamación del tejido periapical y una posible reabsorción radicular, la cual se resolverá con aposición de cemento, si se ha resuelto totalmente la infección, o de lo contrario se pondrá en peligro los resultados de un tratamiento endodóntico que pudo haber sido exitoso.

Funciones de la pulpa

1. Función formativa: La formación de la raíz dentaria, es posterior a la de la corona. En su configuración y en la del ápice, interviene la vaina de Herwig, que es una continuidad del epitelio reducido del esmalte. Mientras los odontoblastos producen dentina en la parte interna, la vaina de Herwig se fragmenta y entre sus células epiteliales crecen elementos celulares procedentes del mesénquima del folículo dentario, que iniciarán la aposición de la matriz cementaria por fuera. Estas células reciben el nombre de cementoblastos. El principal producto de elaboración de los cementoblastos, es el colágeno el cual forma la matriz orgánica cementaria. Una vez depositada cierta cantidad de matriz, se inicia la mineralización del cemento. Se entiende por mineralización del cemento, el depósito de cristales minerales de origen tisular entre las fibrillas de colágeno de la matriz. Los cristales minerales están constituidos principalmente por hidroxiapatita y son similares a los del hueso y la dentina.

2. Función nutritiva: La pulpa proporciona nutrientes y líquidos hísticos a los componentes orgánicos de los tejidos mineralizados circundantes.

3. Función sensorial: La rica innervación de la pulpa la hace reaccionar frente a cualquier estímulo, siendo la intensidad de esa respuesta mayor que la de cualquier otro tejido de naturaleza conjuntiva.

4. Función defensiva: Similar a todo tejido conectivo laxo, la pulpa responde a las lesiones con inflamación. Los irritantes, cualquiera que sea su origen estimulan una respuesta quimiotáctica que impide o retarda la destrucción del tejido pulpar La inflamación es un proceso de defensa normal del organismo, aunque también tiene un efecto destructor si los irritantes nocivos son suficientemente fuertes y permanecen por algún tiempo en los tejidos.

CARACTERIZACION DE LA ENFERMEDAD

Definición

Enfermedad pulpar: Es la respuesta de la pulpa en presencia de un irritante, a la que se adapta primero y en la medida de la necesidad se opone, organizándose para resolver favorablemente la leve lesión o disfunción ocurrida por la agresión, si ésta es grave(como herida pulpar o caries muy profunda) la reacción pulpar es más violenta al no poder adaptarse a la nueva situación, intenta al menos una resistencia larga y pasiva hacia la cronicidad; si no lo consigue, se produce una rápida necrosis y aunque logre el estado crónico perece totalmente al cabo de cierto tiempo.

Enfermedad periapical: Comprende las enfermedades inflamatorias y degenerativas de

los tejidos que rodean al diente principalmente en la región apical. La enfermedad pulpar si no es atendida a tiempo o en forma adecuada se extiende a lo largo del conducto y llega a los tejidos periapicales a través del foramen. Este proceso puede ser de forma violenta, aguda, lenta y generalmente asintomática, constituyendo entonces proceso crónico.

Epidemiología

La mayoría de las urgencias en nuestras clínicas estomatológicas se deben a patologías pulpares y periapicales, pues a pesar de las medidas profilácticas preventivas y curativas en función de la caries dental, ésta sigue siendo la enfermedad que se encuentra más diseminada en los seres humanos con una prevalencia promedio del 90 %. Su comportamiento varía entre los países influyendo el estilo de vida, el medio y el sistema de salud.

Por lo tanto, hasta el presente la caries dental ha sido el factor etiológico más frecuente en la incidencia de la enfermedad pulpar, sin embargo los traumatismos dentarios aumentan de manera considerable, y es posible que en el futuro se conviertan en el factor etiológico número uno de la pérdida de tejido pulpar.

Los aspectos epidemiológicos de la patología pulpar y periapical no han sido muy desarrollado por los investigadores y no existe ninguno en Cuba, por lo cual se hace necesario un estudio de este tipo en nuestro país.

Clasificación de los Estados Pulpares y Periapicales

Existen diferentes clasificaciones de los estados pulpares las cuales se han realizado teniendo en cuenta los procesos inflamatorios, las manifestaciones anatomo-patológicas y las características clínicas. En esta guía hemos decidido utilizar una clasificación fundamentada exclusivamente en la sintomatología clínica y el examen radiográfico con el fin de que resulte sencilla y práctica al diagnosticar y seleccionar la terapéutica adecuada.

1) Pulpitis inicial (Pulpitis reversible). K04.00

Ø Hiperemia pulpar.

Ø Pulpitis transitoria.

2) Pulpitis aguda irreversible. K04.01

Ø Pulpitis serosa.

Ø Pulpitis supurada. K04.02

3) Pulpitis crónica irreversible. K04.03

Ø Ulcerosa.

Ø Hiperplásica

4) Reabsorciones patológicas de los dientes. K03.3

Ø Reabsorciones externas. K03.30

Ø Reabsorciones internas, granuloma interno o mancha rosada. K03.31

5) Necrosis pulpar. K04.1

6) Degeneración de la pulpa. K04.2

Ø Calcificaciones.

7) Procesos periapicales agudos. K04.4

Ø Periodontitis apical.

Ø Absceso agudo. K12.2

8) Procesos periapicales crónicos.

Ø Absceso crónico. K04.6

Ø Granuloma apical. K04.5

Ø Quiste apical. K04.8

Factores de Riesgo: Ver factores de riesgo en las Guías Prácticas de caries en lesiones traumáticas de los dientes.

Etiología de la entidad

Las principales causas que ocasionan las patologías pulpares son:

a) Irritantes microbianos

b) Irritantes mecánicos, térmicos, químicos y eléctricos

c) Lesiones traumáticas

d) Enfermedad periodontal

Existen además factores predisponentes:

a) Enfermedades sistémicas.

b) Carencias nutricionales.

c) Alteraciones hormonales.

Fisiopatología

La pulpa está constituida por un tejido conjuntivo que llena todo el interior del diente, muy vascularizado y sensible. El estroma conjuntivo sostén de la pulpa, es un tejido laxo. La distribución de las células y fibras varían con la edad, en los dientes más viejos la cámara pulpar está reducida. La composición de la dentina es del 30 % de materia orgánica y agua y un 70 % de materia inorgánica, sin embargo los odontoblastos se encuentran en la periferia de la pulpa con sus prolongaciones odontoblásticas (fibras de Tomes), las que se encuentran en el interior de los túbulos dentinarios pero éstas solo se proyectan hasta un 1/3 del canalículo dentinario. Alrededor de ellos se encuentra un espacio que contiene fluido intersticial y sustancia orgánica que rodea los túbulos dentinarios y forma la dentina peritubular, la intertubular se encuentra entre un túbulo y otro. La predentina es la parte más cercana de la pulpa y se forma durante toda la vida.

En la pulpa existen dos tipos de fibras nerviosas que se diferencian según su velocidad de conducción: las fibras nerviosas Aα y las fibras C. Las Aα se encargan de transmitir el primer dolor agudo y bien localizado (conducción rápida), las que interactúan con las fibras de Tomes en la transmisión del dolor en la dentina. Las fibras C están relacionadas con la transmisión del segundo dolor sordo continuo e irradiado propio de la pulpitis.

Los abundantes vasos sanguíneos permiten el desarrollo de la microcirculación pulpar, la cual tiene gran importancia debido a su función de transportar nutrientes a los tejidos y eliminar productos metabólicos de desechos, por tanto la fisiología tisular depende del proceso circulatorio de transporte. Las alteraciones de las funciones circulatorias fomentan procesos patológicos. Pueden ocurrir ajustes compensatorios u homeostáticos. Esto ocurre en la hiperemia pulpar en la cual aumenta la velocidad de la sangre circulante pero no la cantidad, por lo que los mecanismos de esfínter, que tiene esta microcirculación, permiten que la pulpa regrese a su estado normal una vez eliminada la causa. Cuando esto no ocurre y continúa la agresión pulpar comienza un estado verdaderamente inflamatorio en el que la vasodilatación causa incremento en la presión intravascular y permeabilidad capilar, hechos que favorecen la filtración y el edema.

La micropinocitosis comprende transporte lento pero activo de proteínas. Se ha confirmado también la naturaleza bidireccional del proceso. El manto capilar es extenso. En ciertas formas de choque los capilares se dilatan, la sangre pasa al manto capilar y disminuye la cantidad en la circulación general, los síntomas solo se alivian cuando la sangre regresa a esta circulación. Si esto no ocurre estamos en presencia de una patología pulpar irreversible. Todo esto es regulado por el sistema nervioso ya que cada endotelio capilar está inervado por una fibra nerviosa.

Las fibras nerviosas simpáticas (adrenérgicas) liberan noradrenalina que constriñen los vasos y las fibras parasimpáticas (colinérgicos) descargan acetilcolina que los dilatan.

Diversos estudios indican que el sistema vasoconstrictor adrenérgico-simpático produce cambios en la hemodinámica sistémica, alterándose también la circulación pulpar y en dependencia de la resistencia del tejido, se desencadena un proceso agudo o crónico. Cuando es mayor la resistencia que la agresión se instala una enfermedad crónica que puede llevar a la muerte de la pulpa o necrosis pulpar, con una posterior complicación periapical si esta etapa no se atiende adecuadamente. Este contenido necrótico puede pasar a la región periapical y ocasionar enfermedades, lo cual depende de la resistencia del individuo y de la agresividad del agente, las que se pueden clasificar en agudas y crónicas.

PROMOCION Y PREVENCIÓN

La promoción de salud debe ser realizada por todas las especialidades estomatológicas, pues cuando elevamos el nivel de Educación para la Salud, en nuestra actividad diaria estamos previniendo las enfermedades que afectan el complejo bucal. Estas actividades educativas se realizan de forma individual y colectiva, mediante la comunicación cara a cara y grupal en los grupos priorizados y la población en general. Las acciones de promoción y prevención son menos complejas para el paciente, y resultan más económicas en la atención a la población.

El objetivo es desarrollar actividades específicas de prevención contra la caries, los traumatismos y algunas disfunciones oclusales como sobrecargas e interferencias, considerados éstos factores como los principales en la etiología de las enfermedades pulpares y periapicales.

La caries dental actúa como irritante microbiano, siendo una de las principales causas de agresión al complejo dentino-pulpar la presencia de las bacterias y sus toxinas, la cual es considerada actualmente como la mayor responsable de la inflamación pulpar. Cuando este tejido ricamente vascularizado es agredido, responde con señales o signos característicos, como el “dolor”, considerando que la pulpa se encuentra dentro de cavidades inextensibles, a diferencia de otros tejidos. El dolor es el síntoma de alerta, que el organismo ha sido atacado y la pulpa ha llegado a su límite de tolerancia fisiológica, y en este caso se impone un tratamiento conservador. En la mayoría de los casos con una simple remoción del tejido cariado y la protección adecuada, se soluciona el cuadro clínico de dolor.

El tratamiento preventivo estará encaminado a la protección del complejo dentino-pulpar, con la interposición de un material entre el tejido dentario y la restauración, además es importante tener en cuenta las maniobras clínicas que se realizan durante la preparación cavitaria, las sustancias y materiales que se utilizarán para proteger este órgano dentino-pulpar que incluyen, la restauración definitiva y la temporal. Si los procederes no son los adecuados, estos pueden actuar como irritantes pulpares causando verdaderas iatrogenias por lo que al realizar un tratamiento restaurador debemos considerar los siguientes aspectos:

a) Irritantes físicos.

- Calor friccional.

- Desecamiento de la dentina.

- Profundidad excesiva.

- Presión del condensado.

- Trauma por sobrecarga (trauma oclusal, contacto prematuro).

- Anclaje dentario

b) Irritante químicos.

- Antisépticos o limpiadores para eliminar el barrillo dentinario.

- Ácidos, primer y adhesivos.

- Materiales de protección y restauración.

c) Irritantes bacterianos.

- Restos de tejido cariado.

- No eliminación de barro dentinario.

- Filtración marginal.

Nota: Ver preparación cavitaria en Guía práctica de caries.

Hiperestesia Dentinaria: Su tratamiento constituye una acción preventiva contra las enfermedades pulpares.

Definición

La hiperestesia dentinaria se define como una respuesta exagerada frente a los estímulos sensitivos, táctiles, térmicos, químicos u homeostáticos, que afectan a la dentina expuesta con túbulos abiertos y permeables. Se presenta como una sensación dolorosa de intensidad variable, desde leve a moderada, que puede llegar a convertirse en una molestia constante. Cualquier alteración del complejo dentino-pulpar, si no es tratada puede actuar como irritante y desencadenar un proceso inflamatorio pulpar. Es una afección común, por lo que un gran número de pacientes acuden a la consulta aquejados de ella.

Etiología

Diversas son las causas que producen la exposición dentinaria:

  • Técnica de cepillado incorrecto.
  • Uso de pastas dentales abrasivas.
  • Erosión química.
  • Abrasión y atrición.
  • Frenillos patológicos.
  • Disfunción oclusal.
  • Movimientos ortodóncicos incorrectos.
  • Mala posición dentaria.
  • Mala higiene bucal.
  • Algunos tipos de dieta.

Diagnóstico clínico:

Interrogatorio: a pacientes y familiares

Refiere: Dolor

Características del dolor:

- Sensación dolorosa a los estímulos sensitivos.

- Dolor punzante.

- Tolerable por el paciente y de poca carga funcional.

- Se localiza con precisión.

- La sensación dolorosa rápidamente al cesar el estímulo.

- No hay antecedentes de dolor espontáneo.

Examen clínico:

- Recesión gingival con dentina cervical expuesta.

- Lesiones cervicales de abrasión, erosión y atrición con dentina expuesta.

- Secuela de trauma.

- Cúspides agrietadas.

- Complicación de Cirugía periodontal.

- Consecuencia de un raspado y alisado de la superficie radicular.

- Disfunción oclusal.

- Bruxismo.

Transiluminación:

- Translúcida.

Pruebas eléctricas:

- Positiva. Sensibilidad aumentada.

Pruebas térmicas:

- Positiva. Sensible al calor y al frío.

Percusión:

- Negativa.

Examen radiográfico

- Solo es útil para detectar caries proximales si existen, ya que no se observan

otras alteraciones radiográficas.

TRATAMIENTO:

Diversos agentes se utilizan que teniendo en cuenta el modo de acción son:

- Reducir la solubilidad del calcio.

- Ocluir los túbulos dentinarios.

- Estabilizar la membrana celular para reducir los potenciales de acción que desencadenan la respuesta de dolor.

Se han utilizado diferentes desensibilizantes como fenoles, sales de estroncio, nitrato de plata, formaldehído, oxalato de potasio, y flúor en diferentes formas y concentraciones.

La tendencia actual del tratamiento de la hiperestesia dentinaria está encaminada a:

- Obturación mecánica de los túbulos mediante selladores dentinarios.

Ø Lacas o barnices.

Ø Adhesivos dentinarios.

- Estimular la formación de dentina reparativa para obliterar los túbulos.

Ø Laserterapia.

- Combinación de ambas, laserterapia con flúor.

Técnica operatoria.

v Aislamiento relativo del diente.

v Secado con algodón o aire suave sobre la zona a tratar.

v Aplicación de flúor en solución, barniz o gel.

v Aplicación de laserterapia en la zona afectada.

v Indicar al paciente no ingerir alimentos hasta pasada 2 horas, y no cepillar la zona tratada hasta las 12 horas

v Realizar diariamente o en días alternos de 3 a 5 sesiones.

- Obturación con resina cuando la pérdida de tejido es considerable o existe recidiva

después de los tratamientos aplicados.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LAS ENFERMEDADES PULPARES.

El diagnóstico preciso de la enfermedad pulpar y periapical es la fase más importante del tratamiento endodóntico en el que se evalúan los factores sistémicos y locales. Este se logra a través de los métodos de diagnóstico.

- El interrogatorio nos da la historia de la enfermedad y síntomas que sufre el paciente.

- Examen clínico extraoral: cara, labios y cuello.

- Examen clínico intraoral: inspección de tejidos duros y blandos, palpación, percusión, movilidad y sondaje.

- Existen además los medios auxiliares para el diagnóstico muy utilizados en Endodoncia pues son de gran utilidad:

v Radiografías.

v Pruebas de vitalidad: mecánica, térmica y eléctrica.

v Transiluminación.

v Test anestésico.

I) Pulpitis inicial (Pulpitis reversible). K04.00

A) Hiperemia Pulpar.

Estamos en presencia de una pulpitis inicial reversible cuando se altera la microcirculación en el tejido pulpar y aumenta la velocidad de la sangre circulante, cuando los síntomas y signos clínicos se corresponden con una hiperemia. Es un estado pre-inflamatorio que denota una congestión sanguínea y constituye una señal de alerta que indica que la resistencia de la pulpa ha alcanzado el límite máximo de tolerancia fisiológica, la respuesta dolorosa ocurrirá frente a los estímulos mecánicos, térmicos y eléctricos. Si en este momento, no se elimina la causa que ocasionó este estado y continua la irritación de la pulpa, pasará a una pulpitis irreversible.

Diagnóstico clínico

Interrogatorio: a pacientes y familiares

Refiere: Dolor

Características del dolor:

- Sensación dolorosa a los cambios térmicos (frío y calor).

- Tiempo refractario de la sensación dolorosa es mínimo y ésta desaparece rápidamente al cesar el estímulo.

- No hay antecedentes de dolor espontáneo.

Examen clínico:

- Evidencia de caries, recidiva u obturación defectuosa.

- Secuela de trauma.

- Cúspides agrietadas.

- Lesiones cervicales con dentina expuesta.

- Enfermedad periodontal.

- Disfunción oclusal.

- Bruxismo.

Transiluminación:

- Translúcida.

Pruebas eléctricas:

- Positiva.

- Sensibilidad aumentada.

Pruebas térmicas:

- Positiva.

- Sensible al calor y al frío.

Percusión:

- Negativa.

Examen radiográfico:

- Solo es útil para detectar caries proximales si existen, ya que no se observan

otras alteraciones radiográficas.

TRATAMIENTO:

1) Eliminar la causa:

a) Caries

v Caries grado II: Eliminar tejido carioso, protección del complejo dentino pulpar y obturación definitiva.

v Caries grado III: Eliminar tejido carioso, protección del complejo dentino pulpar y obturación definitiva.

v Caries grado IV: Eliminar tejido carioso, protección del complejo dentino pulpar, (recubrimiento pulpar directo con hidróxido de calcio) y obturación definitiva.

b) Microfiltraciones: Retirar obturaciones, evaluar el tejido remanente, colocar base intermedia y obturación definitiva.

c) Traumatismos: Protección del complejo dentino pulpar y obturación definitiva.

2) Laserterapia: aplicación de láser en la cavidad después de retirar el tejido cariado, la obturación con filtración, o evaluado el diente traumatizado y aplicar en la proyección del ápice radicular.

B) Pulpitis Transitoria.

Es la fase en que la pulpa se encuentra con un proceso inflamatorio amplio y se detectan células inflamatorias crónicas en el tejido, pero no en suficiente magnitud como para considerar la existencia de exudado, ésta se clasifica como una etapa transitoria.

Diagnóstico clínico

Interrogatorio: a pacientes y familiares.

Refiere: Dolor

Características del dolor:

- Dolor transitorio de leve a moderado que puede aparecer espontáneo aunque no sea continuo.

- Sensación dolorosa a los cambios térmicos y otros estímulos.

- Tiempo refractario mayor que en la hiperemia, la sensación dolorosa demora un tiempo en desaparecer.

- Dolor que desaparece con analgésicos.

Examen clínico:

- Evidencia de caries, recidiva de caries u obturaciones defectuosas.

- Secuela de trauma dentario.

- Tratamientos operatorios realizados.

- Abrasión o atrición.

- Enfermedad periodontal.

- Disfunción oclusal.

- Bruxismo.

Pruebas eléctricas:

- Hipersensible.

Pruebas térmicas:

- Hipersensible al frío.

Percusión:

- Negativa.

Examen radiográfico:

- Solo es útil para detectar caries proximales si existen, ya que no se observan otras alteraciones radiográficas.

TRATAMIENTO

1) Eliminar la causa.

- Eliminar la caries.

- Retirar obturación con filtración.

- Tratar la lesión traumática.

- Tratar la abrasión o atrición.

- Ajuste oclusal.

- Tratamiento del bruxismo.

- Tratar o remitir la enfermedad periodontal.

2) Sedación pulpar.

- Durante 48 horas con cura de oxido de zinc y eugenol.

- Acupuntura: Ig 4, Ig 19, Ig 20, Id 18, E 2, 3, 4, 5, 6, 7, 43, 44; Vc 24, Vg 26.

- Digitopuntura: aplicar fuerte presión en los puntos acupunturales antes descritos.

- Auriculopuntura: puntos de analgesia dental superior e inferior, mandíbula o maxilar, ansiolítico y shenmen.

- Propóleos: se coloca mota de tintura de propóleos al 5% durante 5 minutos.

- Homeopatía: de acuerdo a la individualidad de cada paciente se pueden indicar los siguientes medicamentos: Belladona, Coffea, Chamomilla, Lachesis, Bryonia, Pulsatilla, Stafisagria, Kreosotum, Magnesia phosphorica.

- Sugestión e Hipnosis: se utilizarán técnicas de sugestión para disminuir el dolor y ayudar a la cooperación del paciente durante el tratamiento.

3) Laserterapia.

- Se aplica en la cavidad antes de realizar la obturación definitiva.

- Se aplica en la proyección del ápice radicular.

4) Pulpotomía.

De no remitir la sintomatología dolorosa con las terapéutica anteriores se realizará una pulpectomía cameral o pulpotomía con el objetivo de mantener la pulpa de los conductos radiculares vitales, mediante la amputación coronal y la aplicación de un medicamento que desinfecte y fije el remanente pulpar sin desvitalizar el tejido. Esta técnica consiste en extirpar la totalidad de la pulpa coronal, y dejar intacto el tejido vital de los conductos radiculares, los muñones de la pulpa radicular amputada se cubren con un medicamento que propiciará la cicatrización o fijación del tejido mas allá de la interfase apósito medicamentoso y muñón pulpar. Antes de decidir la aplicación de esta terapéutica será necesario evaluar los signos clínicos y la edad del paciente, debiendo cumplirse los siguientes requisitos:

· Sangramiento normal (Que no exceda 5 min).

· Características del tejido pulpar remanente (no licuefacción).

· Grado de destrucción coronaria, con posibilidad de restauración.

· Valoración del medicamento a utilizar según la edad.

Indicaciones:

- Molares permanentes con signos de vitalidad pulpar.

- En dientes permanentes inmaduros.

Técnica operatoria para la realización de la Pulpotomía:

v Radiografía periapical previa y diagnóstico.

v Anestesia del diente a tratar, nunca intrapulpar.

v Eliminar caries remanente.

v Aislamiento absoluto.

v Acceso cameral.

v Amputación y remoción de la pulpa cameral con fresa redonda # 5 o discoide (cucharilla con filo).

v Lavado con solución salina o agua destilada.

v Hemostasia con mota de algodón estéril.

v Laserterapia.

v Evitar detritus y excesiva presión sobre el tejido pulpar remanente.

v Selección del medicamento a utilizar para la protección pulpar:

- Hidróxido de calcio (molares permanentes jóvenes e incisivos traumatizados con ápices inmaduros).

- Formocresol diluido a la quinta parte por 5 minutos (molares permanentes en adultos).

- Otros como el glutaraldehido al 2 %, el sulfato férrico.

v Radiografía de comprobación.

v Colocación de base intermedia y restauración.

v Controles clínicos y radiográficos cada 3 meses hasta el año.

II) Pulpitis irreversible aguda. K04.01

Es un estado inflamatorio avanzado de la pulpa donde existe gran compromiso vascular en el que se presenta dolor intenso. Se incluye dentro de este aspecto, por tener similares características e igual tratamiento la clasificación de Pulpitis Supurativa (K04.02) de acuerdo a la Tercera Clasificación Internacional de Enfermedades referida al inicio de este Capítulo.

Diagnóstico clínico

Interrogatorio: a pacientes y familiares

Refiere: Dolor

Características del dolor:

- Espontáneo y provocado, de moderado a severo.

- Pulsátil.

- Constante y persistente.

- Irradiado en los estadíos iniciales de la inflamación pulpar.

- Localizado en los estadíos avanzados de la inflamación pulpar.

- Aumenta con los cambios posturales.

- Prolongado después de la prueba térmica.

- Aumenta con el calor y disminuye con el frío.

- Pueden existir períodos de alivio.

Examen clínico:

- Caries.

- Restauraciones profundas.

- Secuela de trauma dentario.

- Ex posiciones pulpares.

- Dientes agrietados.

- Enfermedad periodontal.

- Disfunción oclusal.

- Bruxismo.

Transiluminación:

- Translúcida.

Pruebas eléctricas:

- Positiva.

- Sensibilidad aumentada o disminuida de acuerdo a la severidad del daño pulpar.

Pruebas térmicas:

- Positiva.

- Sensible al calor y al frío.

Percusión:

- Negativa.

- Cuando la pulpa esta inflamada en su totalidad y en un período muy avanzado de la afección, pudiera ser positiva pues ya es inminente el paso de la inflamación a los tejidos apicales.

Examen radiográfico:

- No se observan cambios radiográficos, solo si existe una lesión de caries o

recidiva de caries bajo una obturación próxima a la cámara pulpar.

TRATAMIENTO:

- El tratamiento indicado es radical total: la biopulpectomía (ver técnica más abajo), la que se debe realizar en una sola sesión.

- Pulpotomía: como una solución temporal ante lo imposibilidad de realizar la biopulpectomía. (No es lo más indicado).

- Acupuntura, Digitopuntura y Auriculopuntura: Se puede utilizar para lograr la analgesia del diente, en los puntos descritos (Ver Guía de Caries)

- Hipnosis y sugestión: ayuda a lograr la cooperación del paciente en el tratamiento

Biopulpectomía

Es la extirpación total del tejido pulpar vital afectado, la preparación y acondicionamiento del sistema de conductos y la obturación del mismo con un material que cumpla los requisitos de biocompatibilidad a la vez que logre un sellado hermético tanto en longitud como en ancho.

Técnica operatoria para la realización de la Biopulpectomía (Tratamiento Pulpo Radicular):

v Radiografía periapical y diagnóstico.

v Anestesia del diente a tratar.

v Eliminación de tejido carioso.

v Conformación de la cavidad del acceso cameral, hasta dentina profunda a alta velocidad.

v Aislamiento absoluto y aseptización del campo operatorio.

v Acceso a la cámara pulpar a través de la dentina con fresa redonda a baja velocidad en sentido al eje longitudinal del diente buscando la entrada del o de los conductos.

v Rectificación y destechado de la cámara con fresa redonda y utilización de la fresa Gates para lograr el desgaste compensatorio que permita el acceso directo a los conductos.

v Conductometría con Rx comprobatorio.

v Pulpectomía total con limas del grosor adecuado.

v Preparación biomecánica hasta eliminar la zona de predentina con limas Hedström o limas K, sin deformación del conducto.

v Irrigación con soluciones inocuas como suero fisiológico, agua destilada estéril, agua de cal o hipoclorito de sodio al 0,5% (solución Dakin).

v Se utilizará la solución quelante de EDTA (sal sódica del ácido dietil amino tetracético) en aquellos conductos constrictos para facilitar la instrumentación y en todos los dientes con la última lima para eliminar el barro dentinario de las paredes del conducto lo que favorece la acción medicamentosa y permite un mejor sellado. El EDTA se llevará al conducto en forma de gotas, humedeciendo la lima en la solución o gel.

v Al terminar la instrumentación se irriga abundantemente, se aspira y seca el conducto con conos de papel estéril.

v Se procede a la obturación del conducto con conos de gutapercha y cemento sellador utilizando técnica de condensación lateral, combinada con la vertical o gutapercha termoplástica u otro tipo.

v Se realiza Rx comprobatorio.

v De no poder concluirse el tratamiento, se coloca una bolilla de algodón estéril seca o cura de hidróxido de calcio en el conducto y obturación temporal de cemento de policarboxilato o materiales de obturación temporal que no contengan eugenol, hasta su próxima visita.

v Se archivan las radiografías realizadas durante el tratamiento.

v Se evoluciona realizando controles clínicos y radiográficos a los tres, seis y doce meses.

III) PULPITIS CRÓNICA IRREVERSIBLE K04.03.

Es un estado inflamatorio avanzado de la pulpa donde existe gran compromiso vascular en el que se presenta dolor moderado o ligero. Se presenta en la evolución de una pulpitis reversible con resistencia a la agresión, de baja intensidad y larga duración apareciendo una ulcera o un tejido hiperplásico en el tejido pulpar.

Diagnóstico clínico

Interrogatorio: a pacientes y familiares

Refiere: Dolor

Características del Dolor:

- Ocasional localizado.

- Leve de corta duración.

- Aumenta con la presión sobre el tejido pulpar expuesto.

- Puede presentar molestias con los cambios térmicos.

Examen clínico:

- Exposición pulpar de larga evolución por caries crónica o fractura coronaria.

- Pulpa ulcerada color oscuro.

- Pulpa hiperplásica, en forma de coliflor de color rojo pálido.

- Restauración profunda sobre una exposición pulpar.

- Diente con antecedentes de pulpitis reversible.

Transiluminación:

- Translúcida

Pruebas eléctricas:

- Positiva.

- Sensibilidad disminuida.

Pruebas térmicas:

- Aumento discreto a los estímulos térmicos.

Percusión:

- Negativa.

Examen radiográfico:

- No se observan cambios radiográficos, solo si existe una lesión de caries o fractura coronaria que se comunica con la cámara pulpar.

TRATAMIENTO

  • El tratamiento es radical total, es decir una biopulpectomía (descrita anteriormente).
  • Si la formación radicular es incompleta se realizará la pulpotomía o pulpectomía cameral con hidróxido de calcio puro con la finalidad de lograr que se complete la formación radicular.
  • Hipnosis y sugestión: para ayudar en la cooperación del paciente durante el tratamiento.

Técnica operatoria para la ejecución de la Pulpotomía o pulpectomía cameral en presencia de un polipo pulpar o úlcera:

v Radiografía periapical previa y diagnóstico.

v Anestesia del diente a tratar, nunca intrapulpar.

v Retirar, si existiera, el pólipo pulpar con bisturí, cucharilla, cureta periodontal o alta velocidad.

v Eliminar caries remanente.

v Aislamiento absoluto.

v Acceso cameral.

v Amputación y remoción de la pulpa cameral.

v Lavado con solución salina o agua destilada.

v Hemostasia con mota de algodón estéril.

v Evitar detritus y excesiva presión sobre el tejido pulpar remanente.

v Laserterapia.

v Selección del medicamento a utilizar para la protección pulpar:

v Radiografía de comprobación.

v Colocación de base intermedia y restauración.

v Controles clínicos y radiográficos cada 3 meses hasta el año.

IV) REABSORCIONES PATOLÓGICAS DE LOS DIENTES. (K03.3)

La reabsorción afecta al cemento, la dentina, o ambos en la zona radicular de los dientes puede ser interna o externa o apical.

A) Reabsorciones radiculares externas. (K03.30)

Diagnóstico clínico

Interrogatorio: a pacientes y familiares

Refiere: No hay dolor. Asintomático.

Examen clínico:

- Secuela de trauma dentario.

- Por presión ejercida sobre la raíz.

Ø Disfunción oclusal.

Ø Tratamiento ortodóncico.

Ø Erupción dentaria de dientes incluidos.

Ø Quistes o tumores.

- Caries, obturaciones profundas y exposiciones pulpares.

- Enfermedad periodontal.

Prueba eléctrica:

- Positiva o negativa según el estado pulpar.

Prueba térmica:

- Positiva o negativa según el estado pulpar.

Percusión:

- Negativa. Si existe comunicación con el periodonto puede responder a la percusión horizontal.

Examen radiográfico:

- Se observa área radiolúcida que compromete la anatomía radicular.

TRATAMIENTO

- Eliminar los factores etiológicos.

- Tratamiento pulporadicular total.

- Aplicación de laserterapia con parámetros regenerativos.

- Colocar apósitos de hidróxido de calcio.

- Obturación convencional del conducto con gutapercha.

- Evolución del paciente hasta 5 años.

- Homeopatía: se indicará previa repertorización del paciente.

B) Reabsorciones radiculares internas. (K03.31)

Diagnóstico clínico

Interrogatorio: a pacientes y familiares

Refiere: No dolor

Características del dolor:

- asintomático por lo general.

- solo aparece dolor cuando hay perforación.

Examen clínico:

- caries.

- obturaciones profundas.

- exposiciones pulpares.

- secuela de trauma dentario.

- mancha rosa si se localiza a nivel cameral.

Pruebas eléctricas:

- Sensibilidad disminuida.

Pruebas térmicas:

- Sensibilidad disminuida.

Percusión:

- Negativa. Si existe comunicación con el periodonto puede responder a la percusión horizontal.

Examen radiográfico:

- Se observa una imagen radiolúcida de aumento de tamaño en la cámara o en el conducto radicular, de densidad uniforme, márgenes lisos, definidos y distribución asimétrica.

- La lesión no se desplaza al variar la angulación horizontal de los Rayos x.

TRATAMIENTO

  • Eliminar los factores etiológicos.
  • Tratamiento pulporadicular total.
  • Durante la instrumentación irrigar con hipoclorito de sodio al 5% con el objetivo de eliminar el tejido granulomatoso del área de la reabsorción donde la lima no tiene acceso.
  • Aplicación de laserterapia con parámetros regenerativos (intraconducto).
  • Colocar hidróxido de calcio realizando varios apósitos, remineralizándose así, las zonas afectadas de las paredes del conducto y detener el proceso de reabsorción.
  • Técnica de obturación de conducto con gutapercha termoplástica, preferentemente.
  • Evolución del paciente hasta 5 años.
  • Homeopatía: se indicará previa repertorización del paciente.

NECROSIS PULPAR K04.1

Es la muerte del tejido pulpar a consecuencia de un proceso inflamatorio que progresivamente invade a la pulpa hasta su destrucción total, pudiendo existir o no presencia de bacterias.

Diagnóstico clínico

Interrogatorio: a pacientes y familiares

Refiere: No se presenta dolor como signo principal.

Características del Dolor:

- Asintomático por lo general.

- Sólo aparece dolor cuando hay expansión de los gases del conducto hacia la región apical.

Examen clínico: Pueden aparecer una o más de las siguientes manifestaciones.

- Caries.

- Obturaciones profundas.

- Exposiciones pulpares.

- Secuela de trauma dentario.

- Puede presentarse discromia.

- Disfunción oclusal.

- Bruxismo.

Pruebas eléctricas:

- Negativa.

- Si hay productos de liquefacción podrá presentar respuesta positiva débil falsa

- En dientes multiradiculares puede ser positiva falsa donde no hay necrosis simultánea en todos los conductos, donde existen fibras C remanentes en la porción apical de un conducto necrótico y la consecuente estimulación de fibras del periodonto a la prueba eléctrica.

Pruebas térmicas:

- Positiva al calor.

Percusión:

- Negativa .

- Positiva cuando se encuentra afectado el ligamento periodontal.

Examen radiográfico:

- No se observa alteraciones periapicales.

- Caries u obturación profunda.

TRATAMIENTO

  • Necropulpectomía con la técnica convencional, se realiza en una sola sesión de tratamiento.
  • De no realizarse en la misma sesión, se colocará una cura medicamentosa con hidróxido de calcio hasta realizar la obturación definitiva del conducto.
  • En los dientes con ápice abierto se realizará la apicoformación o técnica de Franz (Ver Guía de Traumatismos Dentarios y Faciales).
  • Cuando no se logre el cierre apical se hará relleno retrógrado.
  • Acupuntura, Digitopuntura y Auriculopuntura: para lograr la analgesia y lograr la cooperación del paciente. (Ver Guía de Caries).
  • Homeopatía: phosphorus, mercurios solubilis, mercurios vivus, silicea, mezerium.
  • Hipnosis y sugestión: para disminuir el dolor y lograr la cooperación del paciente.

DEGENERACIONES DE LA PULPA (K04.2): CALCIFICACIONES.

Las degeneraciones son el producto del metabolismo perturbado en que las sustancias que debían ser catalizadas permanecen en el protoplasma celular provocando modificaciones cualitativas del mismo, resultando que el tejido pulpar es reemplazado por tejido calcificado, pueden presentarse en forma de nódulos pulpares los cuales se pueden encontrar en la corona o en los conductos radiculares, situados en las paredes u obliterándolos parcial o totalmente.

Interrogatorio: a pacientes y familiares

-Historia de Infecciones.

-Historia de Traumatismos.

Características del dolor:

- Generalmente asintomático aunque puede causar dolor irradiado al comprimirse las fibras nerviosas pulpares.

Examen clínico:

- Caries.

- Obturaciones profundas o sin base intermedia.

- Exposiciones pulpares.

- Secuela de trauma dentario.

- Enfermedad periodontal.

- Necrosis, tratamiento endodóntico sin concluir.

- Discromia.

Pruebas eléctricas:

- Sensibilidad disminuida o negativa.

Pruebas térmicas:

- Sensibilidad disminuida o negativa.

Percusión:

- Negativa. Si existiera complicación periapical puede responder a la percusión.

Transiluminación:

- Si es precoz translúcida, pero si es total hay cambio de color al amarillo tenue.

Examen radiográfico:

- Pueden observarse zonas radiopacas en la cámara pulpar o en el conducto radicular, encontrándose desde nódulos hasta la obliteración parcial o total del conducto.

TRATAMIENTO:

- Pulpotomía. (cuando el nódulo se localiza en cámara pulpar)

- Pulpectomía. (si la calcificación permite el acceso al conducto).

- Observación clínica y radiográfica ( conducto calcificado totalmente)

- De existir lesión periapical con manifestaciones clínicas se procederá a valorar una conducta quirúrgica.

- Homeopatía: se indicará previa repertorización del paciente.


PROCESOS PERIAPICALES AGUDOS (K04.4)

A) Periodontitis apical.

La invasión de los tejidos periapicales por los microorganismos produce periodontitis apical, aunque puede ocurrir sin presencia de bacterias y en este caso es casi siempre traumática.

Diagnóstico clínico.

Interrogatorio: a pacientes y familiar

Refiere:

- Dolor al contacto.

- Sensación de diente extruído.

Características del dolor:

- Espontáneo o provocado.

- Moderado, localizado y pulsátil.

Examen clínico:

- Caries u obturaciones.

- Secuela de trauma dentario.

- Accidentes operatorios o en el tratamiento pulporadicular que pueden ser mecánicos o medicamentosos.

- Movilidad dentaria.

- Disfunción oclusal.

- Bruxismo.

Prueba eléctrica:

- Negativa o positiva.

Prueba térmica:

- Negativa o positiva.

Percusión:

- Positiva.

Examen radiográfico:

- Aumento del espacio periodontal.

TRATAMIENTO:

- Eliminar la causa.

- Reposo masticatorio por una semana.

- Analgésicos.

- Laserterapia.

- Tratamiento pulporadicular si hay necrosis pulpar.

- Acupuntura, Digitopuntura y Auriculopuntura: para lograr la analgesia y lograr la cooperación del paciente. (Ver Guía de Caries).

- Técnicas eléctricas: electroestimulación aplicada a las agujas y electromagnetoterapia.

- Homeopatía: Hepar sulphur, silicea, árnica, y myristica sebifera.

- Hipnosis y sugestión: para disminuir el dolor y lograr la cooperación del paciente.

B) Absceso agudo: absceso dentoalveolar (K04.6 con fístula) (K04.7 sin fístula)

Se caracteriza por la presencia de colección purulenta iniciada a nivel de los tejidos periapicales de un diente.

Diagnóstico clínico:

Interrogatorio: a pacientes y familiares

Refiere:

- Dolor al contacto.

- Sensación de diente extruído.

Características del dolor:

- Dolor espontáneo y provocado.

- Intenso, localizado y pulsátil.

Examen clínico:

- Caries u obturación.

- Secuela de trauma dentario

- Extrusión dentaria.

- Movilidad dentaria.

- Edema apical.

- Disfunción oclusal.

- Bruxismo.

Prueba eléctrica:

- Negativa.

Prueba térmica:

- Positiva.

Percusión:

- Positiva.

Examen radiográfico:

- Aumento del espacio periodontal.

TRATAMIENTO:

El tratamiento se ejecutará de acuerdo a la fase clínica en que se encuentre el absceso.

1. Fase inicial del cuadro clínico, cuando no hay edema visible ni toma del estado general y los síntomas son similares a la periodontitis apical.

- Limpieza del conducto hasta la zona de mayor constricción (línea CDC), con abundante irrigación.

- Coloca cura medicamentosa.

- Sellado del conducto.

- Indicación de antibióticos y analgésicos.

- Laserterapia.

- Acupuntura, Digitopuntura y Auriculopuntura: para lograr la analgesia y lograr la cooperación del paciente. (Ver Guía de Caries).

- Técnicas eléctricas: electroestimulación aplicada a las agujas y electromagnetoterapia.

- Homeopatía: Hepar sulphur, silicea, árnica, y myristica sebifera.

- Hipnosis y sugestión: para disminuir el dolor y lograr la cooperación del paciente.

2. Cuando el paciente acude con inflamación evidente, dolor y presencia o no de síntomas generales.

- Limpieza del conducto hasta la zona de mayor constricción (línea CDC), con abundante irrigación.

- Irrigar, dejar abierto por 72 horas.

- Indicación de antibióticos y analgésicos.

- Acupuntura: se utilizarán los puntos según la zona dental para aliviar el dolor, (Ver Guía de Caries) pudiendo agregar Vg 14, Ig 11, E-36, B 6. En casos más severos se podrán utilizar también B-5, Vb 43, V 67 y R 7.

- Auriculopuntura: (ver Guía de Caries)

- Fitoterapia: colutorios de Caléndula o Llantén Mayor 3 veces al día.

- Propóleos: en la fase inicial para irrigar el conducto, tintura de propóleos al 5% en solución acuosa.

- Homeopatía: de acuerdo a la individualidad de cada paciente se pueden indicar hepar sulphur, silicea, lachesis, pyrogenium, tarántula cubensis, myristica sebifera y antharacinum.

- Sugestión e Hipnosis: para aliviar el dolor y lograr la cooperación del paciente en el tratamiento.


PROCESOS PERIAPICALES CRÓNICOS.

Se presentan como una respuesta inflamatoria crónica, a consecuencia de la contaminación bacteriana y sus toxinas que provienen de un conducto radicular con necrosis pulpar, que actúan como verdaderos irritantes y forman acúmulos de células inflamatorias en la zona apical, a esto se asocia la capacidad inmunológica del paciente, por reacción de algunas inmunoglobulinas que pueden iniciar el daño tisular. Dentro de estos procesos inflamatorios se encuentran:

a) Absceso crónico.

b) Granuloma apical.

c) Quiste apical.

A) ABSCESO CRÓNICO (K04.6)

Proceso inflamatorio crónico de poca virulencia y larga duración en el que existe una invasión de microorganismos al periápice que se localiza en el hueso alveolar periapical, donde ocurre lisis de tejido y aparece la presencia de pus limitada por una fibrosis, que puede acompañarse de un proceso fistuloso y drenar en forma continua o intermitente.

Diagnóstico Clínico.

Interrogatorio: a pacientes y familiares

Refiere:

Características del dolor:

- Generalmente asintomático, pudiera aparecer ligera molestia.

- Sensibilidad a la palpación, molestia a la presión en la cara externa del diente afectado.

Examen clínico:

- Caries u obturación

- Antecedente de traumatismo.

- Pérdida de la translucidez.

- Discromia.

- Fractura vertical o Síndrome del diente agrietado.

- Disfunción oclusal.

- Bruxismo.

- Trayecto fistuloso cerca o a distancia de la raíz del diente que le dio origen.

Prueba eléctrica:

- Negativa.

Prueba térmica:

- Negativa.

Percusión:

- Positiva.

Examen radiográfico:

- Imagen radiolúcida de límites no precisos con mayor o menor tamaño que sugiere la presencia de lisis ósea.

TRATAMIENTO:

- El tratamiento es radical total, es decir una pulpectomía.

- Si la formación radicular es incompleta se realizará la colocación hidróxido de calcio puro con la finalidad de lograr que se complete la formación radicular.

- Aplicación de laserterapia con parámetros regenerativos.

- De presentarse un fracaso endodóntico, se indicará un retratamiento después de un período de evolución de 2 años.

- Si fracasa nuevamente se indicará la cirugía periapical.

- Homeopatía: de acuerdo a la individualidad de cada paciente se puede indicar los siguientes medicamentos: belladona, hepar sulphur, silicea, myristica sebifera, tarántula cubensis.

B) GRANULOMA. (K04.5)

Lesión inflamatoria crónica que se forma alrededor del ápice del diente como consecuencia de un conducto con pulpa necrótica o tratamiento endodóntico incorrecto, se presenta en forma de masa, constituida por tejido conectivo, ésta afección es la más frecuente en la región periapical. Se considera un proceso reversible cuando el tratamiento endodóntico está correcto. En ocasiones puede infectarse y aparecer síntomas de una infección dentaria aguda. Actualmente se considera que el mecanismo de formación de estos es de carácter inmunológico por reacción de algunas inmunoglobulinas que pueden iniciar el daño tisular. Las bacterias, toxinas y restos de células necrosadas que vienen del conducto radicular forman un acumulo de células inflamatorias en el periápice. Está demostrado estadísticamente que es la lesión más frecuente en la región periapical. Su carácter evolutivo es reversible y pueden desaparecer con una buena terapia endodóntica a través del conducto. En ocasiones puede infectarse y aparecer síntomas de una infección dentaria aguda.

Interrogatorio: a pacientes y familiares

Refiere: No se presenta dolor como síntoma principal.

Características del dolor:

- Generalmente asintomático, pudiera aparecer ligera molestia.

- Sensibilidad a la palpación, molestia a la presión en la cara externa del diente afectado.

Examen clínico:

- Caries u obturación

- Antecedente de traumatismo.

- Pérdida de la translucidez.

- Discromia.

- Fractura vertical o Síndrome del diente agrietado.

- Puede presentar movilidad dentaria.

- Disfunción oclusal.

- Bruxismo.

- Trayecto fistuloso cerca o a distancia de la raíz del diente que le dio origen.

Prueba eléctrica:

- Negativa.

Prueba térmica:

- Negativa.

Percusión:

- Positiva o negativa.

Examen radiográfico:

- Imagen radiolúcida redondeada u ovalada de límites precisos, con mayor o menor tamaño que sugiere la presencia de lisis ósea periapical, pudiendo tener
un contorno algo radiopaco y en ocasiones difícil de precisar sobre todo si ha existido una infección. Su tamaño puede ser hasta alrededor de 10 mm, dependiendo de la región anatómica. La fistulografía puede ayudar al diagnóstico y determinar el diente causal.

- Conducto con tratamiento endodóntico realizado, a veces relacionado con un tratamiento protésico realizado.

TRATAMIENTO:

El pronóstico es muy favorable cuando se realiza el tratamiento correcto de endodoncia.

· El tratamiento es radical total, es decir una pulpectomía.

· Laserterapia.

· Si existen síntomas clínicos y radiográficos después de 2 años se indicará un retratamiento. No se debe decidir una técnica quirúrgica por la presencia de
granulomas antes de valorar el retratamiento, ya que está determinado que
regresan entre el 85 y 90 % de los mismos con este proceder.

· Ante el fracaso del retratamiento después de un período de evolución de 1 a 2 años se indicará la cirugía periapical.

C) QUISTE PERIAPICAL. (K04.8)

Es una lesión que puede originarse a partir de un granuloma de un diente con pulpa necrótica donde se estimulan los restos epiteliales de Malassez, y se forma una cápsula quística de forma redondeada como una bolsa que guarda algún contenido en su interior pudiendo ser líquido generalmente. En ocasiones puede infectarse y aparecer síntomas de una infección dentaria aguda. Existen varias teorías que explican la formación de estos quistes pero con el desarrollo de la inmunología se describe la teoría inmunológica como la más aceptada. Su característica principal es su forma redonda, dado a su crecimiento expansivo, circunscrita, como una bolsa que guarda algún contenido en su interior pudiendo ser líquido en la mayoría de estos quistes.

Interrogatorio: a pacientes y familiares

Refiere:

Características del dolor:

- Generalmente asintomático.

- Puede o no presentar molestia en el área donde existe abombamiento de las corticales.

Examen clínico:

- Caries u obturación

- Antecedente de traumatismo.

- Pérdida de la translucidez.

- Discromia.

- Fractura vertical o Síndrome del diente agrietado.

- Movilidad dentaria.

- Expansión ó abombamiento de corticales que las pueden perforar.

- Crecimiento lento.

- Disfunción oclusal.

- Bruxismo.

- Puede presentar trayecto fistuloso cuando está infectado y drenar.

Prueba eléctrica:

- Negativa.

- Positiva falsa.

Prueba térmica:

- Negativa.

Percusión:

- Negativa.

Examen radiográfico:

- Imagen radiolúcida redondeada o no, bien definida de mayor o menor tamaño que sugiere la presencia de lisis ósea y con imagen de cortical en su periferia. No es raro que la imagen abarque más de un ápice dentario por lo
que habría que recurrir a los tests de vitalidad de dichos dientes.

- Conducto con tratamiento endodóntico realizado, a veces relacionado con un tratamiento protésico.

TRATAMIENTO:

- El tratamiento es radical total, es decir una pulpectomía. (Ver Técnica)

- Si existe un tratamiento pulporadicular incorrecto se indicará un retratamiento.

- Se indicará la cirugía periapical.

Diagnóstico histopatológico:

Aporta los datos concluyentes en el diagnóstico. Siempre es necesario realizar el examen histopatológico de la lesión extirpada ya que se han encontrado diagnósticos de lesiones malignas aunque en muy pocas ocasiones. El diagnóstico histopatológico de los quistes está dado por una bolsa de epitelio escamoso estratificado muy bien formada como una
verdadera cápsula con un líquido ambarino compuesto por cristales de
colesterina, células epiteliales e inflamatorias.

RETRATAMIENTO

El retratamiento en Endodoncia, es la realización de un nuevo tratamiento que difiere del tratamiento endodóntico primario, este procedimiento siempre lleva implícita la desobturación del conducto y se indica por fracasos endodónticos o por indicaciones muy precisas de dientes que deben ser retratados aunque su tratamiento primario haya sido exitoso.

Todo diente endodonciado debe ser evaluado clínica y radiográficamente, antes de realizar un tratamiento conservador específico de restauración para determinar si el tratamiento endodóntico primario ha sido un éxito o un fracaso.

Indicaciones:

a) Tratamientos endodónticos exitosos:

En los casos exitosos el retratamiento se indicará solo cuando hay necesidad de hacer una nueva restauración (protésica) que incluye el abordaje al conducto.

b) Tratamientos endodónticos considerados fracasos:

Los fracasos endodónticos se presentan con frecuencia, y siempre está indicado el retratamiento. Una proporción muy significativa de los fracasos son por una incompleta preparación y obturación del conducto radicular. Estos dientes responden favorablemente al retratamiento conservador. Sin embargo, hay otras situaciones en las que el retratamiento conservador no es suficiente y tenemos que recurrir al tratamiento quirúrgico.

Determinación del tratamiento de elección:

1) Historia del tratamiento anterior:

Ø Radiografías previas.

Ø Tiempo transcurrido desde tratamiento primario.

Ø Síntomas en el pasado.

Ø Comparar con los síntomas clínicos actuales.

Ø Comparar signos radiográficos actuales.

- Una imagen radiolúcida puede corresponderse a la reparación de una lesión anterior extensa.

- La presencia de pulpotomías nos puede sugerir que los conductos están calcificados.

- Los tratamientos quirúrgicos que han fracasado nos pueden sugerir fractura radicular.

2) Causa del fracaso:

Ø Diagnóstico incorrecto.

Ø Incompleta preparación biomecánica.

Ø Obturación deficiente.

Ø Materiales de obturación inadecuados (conos de plata).

Ø Fractura de instrumento dentro del conducto.

Ø Fracturas o fisuras radiculares.

Ø Falsas vías en la pared radicular.

Ø Instalación de una patología periapical.

Ella, hace necesaria una nueva intervención:

· Retratamiento conservador, que tiene muy buen pronóstico.

· Tratamiento quirúrgico.

· Extracción.

3) Accesibilidad de los conductos:

Ø Si los conductos son inaccesibles, el único tratamiento posible es el quirúrgico.

Técnica operatoria para el Retratamiento

Ø Aislamiento absoluto.

Ø Acceso al conducto.

Ø Permeabilizar el conducto con limas finas y flexibles, pues nos encontramos: escalones, conductos calcificados.

Ø Desobturar el conducto, auxiliándonos de soluciones quelantes o disolventes de gutapercha, como Cloroformo o Xilol por lo que la gutapercha, es fácil de remover y eliminar. Realizar la eliminación total del material existente en el conducto, si hay un instrumento fracturado en su interior, tratar de extraerlo pero si no se puede quedará incluido en la nueva obturación del conducto

Ø Reinstrumentación.

Ø Irrigación abundante con hipoclorito de sodio al 0.5 % (solución Dakin) o clorhexidina acuosa al 0.2 %.

Ø Obturación (Ver pulpectomía).

Ø Rx periapical de comprobación.

CIRUGÍA PERIAPICAL

La cirugía periapical data de hace muchos años, en que se practicaron por primera, vez las técnicas de incisión y drenaje de los abscesos dentoalveolares. La primera cita acerca de cirugía periapical data del año 1843 en un libro de odontología publicado en Francia. En el siglo XIX se realizaban algunos abordajes quirúrgicos de la región periapical directamente penetrando desde el exterior del vestíbulo hasta al área indicada, pero ya durante el siglo XX se comenzaron a realizar éstas mediante el abordaje quirúrgico a través de colgajos vestibulares.

En la literatura se recoge este tema vinculado tanto a la odontología general como a los temas de cirugía bucal. Antiguamente se le denominaba APICECTOMIA a todos los contenidos de la temática, ya que se realizaban mutilaciones invariablemente del tercio apical en aquellos dientes que necesitaban cualquier técnica quirúrgica. Hoy en día se ha escrito ampliamente sobre este tema y se utilizan nombres como Cirugía periapical y perirradicular, cirugía endodóntica, endodoncia quirúrgica.

Se ha determinado que estas técnicas son en su mayoría un complemento de los tratamientos endodónticos, y otras son para correcciones de éstos, siempre con el objetivo de conservar el diente en cuestión. Tanto la endodoncia como la cirugía periapical se complementan entre sí y resulta muy difícil concebirlas independientes la una de la otra.

Las lesiones periapicales son consecuencias de enfermedades pulpares avanzadas ó lo que pudiéramos decir que son formas crónicas de infecciones dentarias, siendo las más frecuentes los granulomas y los quistes que no siempre necesitan ser intervenidos.

Los objetivos fundamentales de estas técnicas están encaminados hacia la eliminación de una lesión ó hacer una corrección y a su vez lograr el sellaje de la gutapercha en la región apical directamente.

La cirugía periapical es un grupo de técnicas quirúrgicas que se desarrollan en la región periapical de los dientes endodonciados y que por alguna razón necesitan, además del tratamiento endodóntico, otro quirúrgico, con el fin de conservar dicho diente. También se puede realizar en aquellas situaciones en que sea necesaria la vía directa del ápice ó de la raíz con otros fines como es la extracción de instrumentos fracturados que no pueden ser extraídos a través del conducto. También se aplica en el Síndrome Endo-Periodontal, en el que no existe endodoncia previa.

El desarrollo tecnológico del momento permite que se puedan realizar alternativas diferentes antes de decidir una técnica quirúrgica, así como también los criterios actuales de retratamientos deben disminuir la necesidad de operar quirúrgicamente el periápice del diente.

Las técnicas que se refieren, se desarrollan en el área periapical de aquellos dientes a los que se les ha realizado un tratamiento endodóntico y por tanto están en relación con los ápices dentarios y con las estructuras anatómicas que se encuentran en cada región dentaria. Así puede existir gran proximidad con el piso nasal, el seno maxilar, el agujero mentoniano, el conducto alveolar mandibular o la arteria palatina. Realmente en nuestro medio son más frecuentes los tratamientos endodónticos en los dientes maxilares anteriores que son monoradiculares y no comprometen mucho a algunas de estas estructuras anatómicas. Resulta importante conocer bien la anatomía de los rebordes alveolares en sus diferentes proyecciones para poder establecer una real localización del volumen de las lesiones y también valorar la relación con otros dientes entre sí y las estructuras anatómicas. Resulta necesario conocer muy bien la anatomía dental, en especial la radicular.

TRATAMIENTO: Quirúrgico, el cual debe ser realizado en la atención secundaria por el especialista de Cirugía Maxilo Facial, o en la atención primaria por el Especialista de Estomatología General Integral, siempre que existan las condiciones y previa interconsulta con el Cirujano.

Indicaciones:

Cada paciente debe tener sus especificaciones y justificaciones.

a) Cirugía complementaria de la endodoncia en lesiones periapicales como:

- Granulomas no curables por la vía de la endodoncia a través del conducto ó cuando hayan alcanzado gran volumen.

- Quistes inflamatorios odontógenos.

b) Cirugía correctora de diversos accidentes de las técnicas endodónticas ó protésicas- endodónticas:

- Instrumentos fracturados como limas

- Sobreobturación de los conductos radiculares, tanto de pastas obturatrices como conos.

c) Cirugía exploradora ante la necesidad de tomar muestras para biopsias ó para cultivos especiales.

Contraindicaciones:

Estas pueden ser absolutas o relativas y a su vez pueden estar relacionadas con factores locales o generales.

a) Infecciones odontógenas agudas

b) Enfermedades sistémicas que puedan afectar el estado del paciente.

c) Enfermedad periodontal muy avanzada con gran pérdida ósea.

d) Reabsorción radicular externa que haya destruido más del tercio apical

e) Proximidad de la lesión con estructuras anatómicas importantes como el seno maxilar o el agujero mentoniano, pudiendo ser una contraindicación relativa al valorar los casos individualmente y por el profesional que realizará la intervención, ya sea el Estomatólogo General Integral o el Cirujano Maxilofacial.

Tecnicas Quirúrgicas:

q Curetaje alveolar: consiste en legrar la lesión respetando la integridad de la raíz.

q Curetaje alveolar con apicectomía: consiste en legrar la lesión y además seccionar el ápice radicular solamente el necesario.

q Obturación retrógrada: consiste en realizar la obturación total del conducto ó del tercio apical a través del ápice, vía transapical, lo que requiere un corte en bisel que facilite la instrumentación.

Otras técnicas relacionadas con éstas:

v Amputación radicular: en dientes multirradiculares con una de sus raíces muy afectadas, se puede eliminar ésta, respetando el resto de las raíces.

v Hemisección: en molares inferiores con una mitad muy afectada se puede eliminar completamente esa mitad, desde la corona al ápice, quedando como diente monoradicular.

Selección del colgajo:

· Arco ó semilunar: en lesiones pequeñas.

· Newman: en lesiones extensas donde no halla prótesis fija.

· Luebke-Oschenbein: en lesiones extensas donde halla prótesis fija.

Criterio de alta:

Los pacientes operados por estas técnicas requieren un seguimiento clínico y radiográfico durante no menos de 1 año.


REHABILITACIÓN DE DIENTES ENDODONCIADOS

1) Restauración dentaria: Se realizará en el nivel primario de atención (Ver guía de Caries).

2) Prótesis fija: Se realizará en el 1er y 2do nivel de atención (Ver guía de Oclusión).

3) Implante endodóntico: Se realizará en el 2do nivel de atención (Ver guía de Oclusión).

En años más recientes se ha desarrollado le era de la Implantología Dental pudiendo ser una de las alternativas de rehabilitación los implantes endodónticos, llamados también estabilizadores en aquellos pacientes que han perdido el segmento apical por trauma ó en grandes reabsorciones apicales.

4) Blanqueamiento de dientes no vitales: Se realizará en aquellos dientes endodonciados que perdieron su coloración normal, en el nivel primario de atención,.

Es una terapéutica conservadora destinada a devolver al diente su coloración normal. La etiología de los cambios de coloración de los dientes puede ser de origen extrínseco e intrínseco. Esta última se produce como consecuencia de las afecciones pulpares, o como complicación durante el tratamiento pulporadicular y serán objeto de análisis en esta guía.

DISCROMIA

Diagnóstico clínico

Interrogatorio: a pacientes y familiares

Ø Determinar la causa.

Traumatismos.

- Una alteración inmediata de la coloración indica hemorragia pulpar y la posibilidad de reparación.

- La alteración tardía de la coloración significa necrosis pulpar y es por lo general oscurecimiento del diente.

- Una coloración amarillenta tardía del diente indica que se ha obliterado el conducto o espacio pulpar.

Iatrogenias durante el tratamiento endodóntico.

- Eliminación incompleta de los restos pulpares, o de la sangre retenida en la cámara pulpar, o de la dentina manchada en los dientes con necrosis. (En la necrosis el color es más intenso al añadirse a la hemoglobina liberada los productos de putrefacción y la acción de las bacterias cromógenas).

- Eliminación incompleta de restos de cemento endodóntico de la cámara pulpar, después de la obturación del conducto.

- Elección incorrecta de los materiales de obturación de la corona (amalgama).

Ø Tiempo de la discromia.

TRATAMIENTO:

1) Técnica para la realización del Blanqueamiento para discromia de origen orgánico:

Ø Aislamiento absoluto.

Ø Rectificación del acceso cameral con la eliminación de puntos retentivos.

Ø Desobturación del tercio coronario del conducto, no más de 2 mm y colocación de cemento de policarboxilato.

Ø Colocación del blanqueador en la cámara por 20-30 min.

Ø La concentración de peróxido de hidrógeno debe ser entre el 30 y el 35 %.

Ø Otra alternativa es el gel de peróxido de carbamida al 35 %.

Ø El gel puede mezclarse con perborato de sodio que también oxida los componentes orgánicos.

Ø Se puede dejar perborato de sodio que tiene capacidad oxidativa hasta la próxima visita que debe ser a los 7 días.

Ø Sellado hermético.

Ø Repetir de 3 a 5 sesiones, con intervalos de 5 a 7 días, hasta obtener el resultado deseado.

Ø Se limpia la cámara y se rellena con CaOH por una semana.

Ø Obturación definitiva con el material de elección.

2) Técnica para la realización del Blanqueamiento para discromia de origen inorgánico.

Pueden aparecer en el tejido dentario manchas de plata o del yodoformo presente en la pasta obturatriz utilizada en la obturación del conducto o que se deposita en la cavidad del acceso cameral.

Ø Retirar todo resto de material de obturación coronario.

Ø Aislamiento absoluto.

Ø Rectificación del acceso cameral con la eliminación de puntos retentivos.

Ø Desobturación de 2 mm del tercio coronario del conducto y colocación de cemento

de policarboxilato.

Ø Determinar la causa.

a) Cuando la causa está en la pasta obturatriz del TPR.

- Realizar el retratamiento.

- Se utilizarán solventes del yodoformo.

- Eliminación mecánica de la dentina pigmentada.

b) Cuando la causa es un cemento que contiene plata.

- Eliminación mecánica de la dentina pigmentada.

Cuando el método del blanqueamiento no resuelva la discromia, se podrán utilizar técnicas menos conservadoras, como las carillas estéticas y las coronas.

TRATAMIENTO ENDODONTICO DE LOS DIENTES TEMPORALES

Aunque los métodos de prevención de caries dental son eficaces, el número de dientes temporales afectados por esa enfermedad permanece relativamente elevado. Probablemente las deficiencias ocurren en la aplicación de los métodos preventivos, así como en el diagnóstico y tratamiento precoz de las caries. Un proceso de caries, un trauma, y las técnicas inadecuadas utilizadas para su tratamiento, tienen la potencialidad de producir alteraciones pulpares, en mayor o menor intensidad, de acuerdo con la cantidad de estímulos sufridos, la etapa de desarrollo del diente, el estado general del tejido pulpar y del paciente.

Cuando estamos en presencia de una alteración pulpar es preciso realizar un diagnóstico correcto para establecer un tratamiento exitoso; por ello es imprescindible el conocimiento de los signos y síntomas que presentan los dientes afectados, así como las particularidades de la anatomía y fisiología del diente temporal en desarrollo.

Los dientes temporales tienen un ciclo biológico relativamente corto en comparación con los dientes permanentes, el cual dura aproximadamente 8 años y en el existen las etapas de formación, madurez y reabsorción, ésta última se extiende a través de la mitad de dicho ciclo. La pulpa de los dientes temporales está formada por los mismos elementos que la de los dientes permanentes, con células de tejido conjuntivo que varían su función según el período de desarrollo y el estado funcional pulpar, sustancia fundamental, y gran número de vasos sanguíneos. Con el envejecimiento la pulpa se transforma de un tejido conjuntivo laxo, rico en células y con escasas fibras en un tejido conjuntivo denso, pobre en células y con abundante número de fibras, teniendo una menor capacidad de respuesta reparadora.

La actividad metabólica de la pulpa es más intensa en las fases de formación (pulpa joven), y de reabsorción radicular (pulpa senil) que cuando la raíz está completa y estable (fase de madurez, pulpa joven). A pesar del metabolismo activo en la fase de rizolísis, el proceso de reparación está prácticamente ausente, sin embargo en la fase de rizogénesis la alta actividad metabólica y el mayor número de células, se relacionan con una gran capacidad reparativa. Se concluye entonces que los dientes jóvenes responden mejor a los tratamientos conservadores que aquellos que ya comenzaron la reabsorción radicular.

Se considera que una pulpa joven tiene mayor probabilidad de retorno a la normalidad, por medio de la diferenciación de células indiferenciadas en odontoblastos y encapsulamiento y reabsorción de los microabscesos por los macrófagos. Sin embargo una pulpa senil con un cuadro inflamatorio resultará en degeneración y necrosis, independientemente del medicamento colocado en contacto con ella, o sea, una vez que el tejido a perdido su capacidad de reaccionar, no se obtiene ninguna respuesta positiva.

Es importante conocer que la reabsorción radicular se inicia aproximadamente 4 años antes de la exfoliación y ocurre de forma bastante irregular, por lo que se debe tener extremo cuidado al instrumentar los conductos, cuando se hace un tratamiento pulpo-radicular, con el fin de no lesionar los tejidos periapicales o el germen del diente permanente que está situado muy cerca de las raíces de los dientes temporales.

DIFERENCIAS ANATÓMICAS ENTRE LOS DIENTES TEMPORALES Y PERMANENTES

  1. El grosor de esmalte y dentina es menor en los dientes temporales, lo que hace que exista una mayor posibilidad de exposición pulpar.
  2. En los molares temporales se observa un número importante de comunicaciones con el periodonto en la zona de la bifurcación radicular y el piso de la cámara pulpar muy delgado, por lo que cuando ocurre necrosis pulpar en un diente de este grupo se presenta rarefacción ósea interradicular, a diferencia de los permanentes donde la alteración es periapical.
  3. La anatomía interna de los conductos radiculares es muy compleja, el conducto principal es aplastado con innumerables canales secundarios y accesorios.
  4. Las raíces presentan curvaturas y la reabsorción fisiológica es en forma irregular.

DIENTES TEMPORALES CON VITALIDAD PULPAR

A) Recubrimiento Pulpar Indirecto

Indicado en dientes con caries profunda, cuya completa remoción puede provocar un exposición pulpar, y en los que no ha comenzado el proceso de reabsorción radicular. La finalidad de este tratamiento es colocar un material biocompatible, inducir la mineralización y disminuir los microorganismos presentes, conservando la vitalidad pulpar.

Técnica operatoria:

- Retirar la dentina cariada desorganizada e infectada, dejando las capas más profundas de dentina manchada pero dura.

- Limpiar la cavidad con suero fisiológico y clorhexidina al 0.2 % para remover los detritos y desinfectarla.

- Colocación de una capa de hidróxido de calcio.

- Base intermedia.

- Obturación definitiva o corona de acero inoxidable.

- Chequeos trimestrales clínicos y radiográficos hasta 6 meses

Contraindicaciones

- Antecedentes de dolor espontáneo.

- Dolor a la masticación y a la percusión.

- Inflamación.

- Movilidad dentaria.

- Reabsorción radicular.

- Radiolucidez peri o interradicular.

- Calcificaciones pulpares.

B) Recubrimiento Pulpar Directo

Este tratamiento esta restringido a dientes temporales muy jóvenes, que no hayan iniciado la reabsorción radicular, con exposición pulpar pequeña la mayoría de las veces por una lesión traumática o mecánica no contaminada por la saliva y rodeada de dentina sana. Consiste en la aplicación de un material directamente sobre el tejido pulpar, con la finalidad de estimular la formación de un puente de dentina de irritación por debajo de la exposición y conservar la vitalidad pulpar

Técnica operatoria:

- Irrigar con suavidad la zona de la exposición pulpar con una solución no irritante (salina) para eliminar detritos y mantener la humedad de la pulpa.

- Colocación de una capa de hidróxido de calcio.

- Base intermedia.

- Obturación definitiva o corona de acero inoxidable.

- Chequeos mensuales clínicos y radiográficos hasta 6 meses.

C) Pulpotomía Vital

Esta indicada en dientes temporales con pulpa vital, que presentan una exposición grande o una alteración inflamatoria irreversible, con menos de dos tercios de la reabsorción radicular. Consiste en la remoción de la pulpa coronal afectada y colocación de un medicamento sobre el remanente radicular lo que permitirá el mantenimiento de los dientes temporales en el arco hasta su exfoliación. El objetivo de la técnica es fijar la superficie de los muñones pulpares y conservar la vitalidad de la porción apical restante

Técnica operatoria:

v Radiografía periapical previa y diagnóstico.

v Anestesia del diente a tratar, nunca intrapulpar.

v Eliminar caries remanente.

v Aislamiento absoluto.

v Aseptizar el diente.

v Acceso cameral.

v Amputación y remoción de la pulpa cameral.

v Lavado con solución salina o agua destilada.

v Hemostasia con bolillas de algodón estéril.

v Evitar detritus y excesiva presión sobre el tejido pulpar remanente.

v Selección del medicamento a utilizar para la protección pulpar.

- Aplicar formocresol diluido a la quinta parte por 5 minutos.(Técnica de una sesión).

- Aplicar formocresol diluido a la quinta parte por un período de 2 a 5 días cuando existe sangramiento excesivo que indica algún grado de inflamación pulpar, o cuando el paciente no coopera, para reducir el tiempo de la sesión.(Técnica para dos sesiones).

- Aplicar otro medicamento como el glutaraldehido al 2 %, el sulfato férrico.

v Colocación de base intermedia.

v Restauración temporal o permanente.

v Controles clínicos y radiográficos cada tres meses hasta un año.

Nota: Es importante tener algunos cuidados con el formocresol

· Debe guardarse en frasco color ámbar, pierde sus cualidades al permanecer en la claridad, y en un lugar seco.

· Para el uso diario el formocresol debe estar en un frasco con gotero y evitar la introducción de instrumental en la solución.

DIENTES TEMPORALES SIN VITALIDAD PULPAR

En los dientes temporales anteriores con caries profunda o traumatismos que ocasionan alteraciones pulpares irreversibles, necrosis, rarefacción apical y/o tumefacción el tratamiento siempre será radical. En los casos de alteraciones irreversibles y necrosis pulpar de los molares temporales, el tratamiento endodóntico va a depender de la presencia o no de rarefacción ósea en la región de la bifurcación o trifurcación radicular y/o periradicular.

TRATAMIENTO DE MOLARES TEMPORALES CON NECROSIS PULPAR SIN RAREFACCIÓN ÓSEA.

Pulpotomía no vital con formocresol en molares temporales sin rarefacción apical.

Técnica operatoria.

v Radiografía periapical previa y diagnóstico.

v Anestesia del diente a tratar si fuese necesario ya que pudiera quedar tejido vital en algún conducto.

v Eliminar caries remanente.

v Aislamiento absoluto.

v Aseptizar el diente.

v Acceso cameral.

v Irrigación/irrigación con solución Dakin para remover los restos de tejido necrótico de la cámara y la entrada de los conductos.

v Secado con bolillas de algodón estéril.

v Aplicar formocresol diluido a la quinta parte por un período de 5 días.

v Restauración temporal.

v En ausencia de signos y síntomas retirar el sellado a los 7 días, y rellenar la cámara pulpar con óxido de zinc y eugenol.

v Colocación de base intermedia.

v Restauración permanente.

v Controles clínicos y radiográficos cada tres meses hasta un año.

TRATAMIENTO DEL CONDUCTO RADICULAR DE DIENTES TEMPORALES NO VITALES.

Es el método más satisfactorio para conservar dientes temporales restaurables, cuando la única otra opción es la extracción.

Indicaciones:

- Dientes temporales anteriores con caries profunda o traumatismo que ocasionan alteraciones pulpares irreversibles, necrosis, rarefacción apical y/o tumefacción.

- Molares temporales con necrosis pulpar que han presentado tumefacción alveolar y/o rarefacción ósea inter o periradicular.

Contraindicaciones:

- Cuando la extensión del área de rarefacción se relaciona con el folículo del permanente y la lesión atraviesa la membrana pericoronaria está contraindicado el tratamiento endodóntico.

Técnica operatoria:

v Radiografía periapical previa y diagnóstico.

v Eliminar caries remanente.

v Aislamiento absoluto.

v Aseptizar el diente.

v Acceso cameral.

v Extirpación de los restos pulpares con limas de grosor adecuado.

v Conductometría por lo menos 2 mm antes del ápice, observando la posición del germen permanente, para evitar traumatismos al mismo durante la instrumentación.

v El limado de la paredes de los conductos se hará muy suavemente con limas Hedstrom, pues el limado excesivo puede producir perforaciones en las mismas que son muy delgadas.

v Irrigación/aspiración con solución Dakin para remover los restos de tejido necrótico de los conductos y lograr la disolución química de algún resto pulpar remanente.

v Secado de los conductos con conos de papel estéril.

v En ausencia de síntomas de absceso rellenar el conducto en la misma visita.

v Si existe exudado o síntomas de agudización colocar en la cámara una bolilla con formocresol por 7 días, después de preparar el conducto.

v Obturación del conducto con material reabsorvible utilizando léntulo.

v Restauración temporal o permanente.

v Controles clínicos y radiográficos cada tres meses hasta un año.


BIBLIOGRAFÍA

1. Aldecoa EA., Mayordomo FB. Modified Internal Bleaching severe tetracline discoloration a 6- year clinical evalution. Quintessence 1992; 23 (2): 83 – 9.

2. Almarales C., Díaz D., Reyes D. Eficiencia del láser. Rev Avances. Med. Cub. 2000; año VII: 14-16.

3. Álvarez Valls L. Endodoncia. Editorial Pueblo y educación Ciudad de la Habana 1977.

4. Amengual J., Cabanes G., Gumbau C., Cervera O., Sánchez C., Fornel Navarro L., Llenapuy MC. University of Texas. 1996; 27 (6): 1 – 7.

5. Barrancos MJ. Operatoria dental 3a ed. Argentina: Editorial Médica Panamericana; 1999: 635-662.

6. Bausells J. Odontopediatría Procedimentos Clínicos. Sao Paulo: Editorial Premier; 1997:155-168.

7. Berrom González F., Berrom de Orendain L., Berrom Ozorna J. Bleaching of non vital teeth, Rev ADM 1991; 48 (1): 29 – 31.

8. Blanco-Moreno, F. Quiste ó Granuloma. Rev. ENDODONCIA. Vol. 9 No. 4 Octubre-diciembre 1991.

9. Blackman R. Modern concepts in endodontics part 1 diagnosis oral-health 1993; 82(8)29-32

10. Brau Aguadé E, Roig Cayón M, Canalda Sahli C. Estudio estereomicroscópico de la morfología apical. Oper Dent Endod 1997; 1(1): 2 Volumen 1, número 1, año 1997, página 2

11. Breillat J. Apexification, Apexogenesis Odontestomatog; 1990; 19 (6): 483 – 92.

12. Brickman J. Nasal Apical comunication associated with a pulpless tooth. Journal of Endodontics. Vol. 14 No. 2 febrero 1988

13. Canalda S. Biomecánica del apice abierto Rev. Española de Endodoncia. 1989; 7 (2): 56 – 58.

14. Carra F.A. Contribucao ao estudo das apicectomias com selamento apical atraves do aquecimento do cone de guta-percha. Rev. Odonto Ciencia. Vol. 4 No 7 1989.

15. Cohen S., Burns R., Endodoncia en los caminos de la pulpa. Edición Revolucionaria. Editorial Científico Técnica. 1985.21-24

16. Colectivo de Autores. Patologías pulpares y periapicales. "En Estomatología Conservadora 3era parte". Editorial Pueblo y Educación: Ministerio de Salud Pública 1990. 544- - 603.

17. Correia Beltrao G. Apicectomia – cuidados com a obturacao retrograda. Rev. Odonto Ciencia. Vol. 4 No. 7 1989.

18. Craig Baumgartner, J. Identificación de inmunoglobulinas en cultivos explantados de lesiones periapicales. . Journal of Endodontics. Vol. 17 No. 3 pag. 105 marzo 1991

19. Craig Baumgartner, J. Bacterias en los 5 mms. apicales de los conductos radiculares infectados. Journal of Endodontics. Agosto 1991. Pag. 380.

20. Dajani, A.S y col. Prevencion de la Endocarditis Bacteriana. Recomendaciones de la Asociación Americana de Cardiología. Rev. ENDODONCIA . Organo de la Asociación Española de Endodoncia Vol 9 No.3 Julio-Septiembre 1991.

21. Del Canto P. M. Es posible la esterilización de una superficie dentinaria infectada. EJDR.Articulo 19 NÚMERO 1999

22. Díaz D. Eficacia de la terapia combinada de gel flurofosfato acidulado mas láser en la hiperestesia dentinaria. Trabajo para optar por el título de Especialista de 1er grado en EGI. Facultad de Estomatología. Ciudad de la Habana. 2002.

23. Don-John Summerlin. Periapical biopsy or not .OS. OM. OP. OR. E. December 1999 • Volume 88 • Number 6.

24. Emily P. Problems associated with the diagnosis and treatment of endodontics disease probl-vet med 1990;2(1):152-8

25. Faus Llacer V. Hemisecciones radiculares. Casos clínicos. Rev. ENDODONCIA. Organo de la Asociación Española de Endodoncia. Vol. 9 No. 3 Julio-septiembre 1991

26. Fernández Trujillo R. Efectividad del tratamiento endodóntico en pulpas no vitales en sesión única, estudio clínico. SIN 1989; 150.

27. Fiodor D. Aspects dentinal and pulpar pain. Pain of dentinal and pulpar orig-rewiew for the clinical. Australas Coll Dent Surg 1994;12:131-42

28. Flores L. Retratamiento en Endodoncia. Revista Oficial de la Asociación Española de Endodoncia. 2001 Vol 19: 21-24.

29. Forner Navarro, L; Puy, I; Fisiología del complejo dentino-pulpar. Permeabilidad Dentinaria. número 2 - 1997 - artículo 10.

30. Fussz, Szajkiss, Tagger M. Tubular Permeability to calcium Hydroxide and to bleaching agents. J. Endo 1989; 15 (8): 362 – 4

31. Garrigó Andreu MI, Valiente Zaldivar C. Efectos biológicos de la radiación laser de baja potencia en los procesos inflamatorios. Rev Cubana Estomatol 1994; 31 (2): 47-51.

32. Garrigó Andreu M. Procedimientos técnicos para la aplicación de la terapia láser en estomatología. Trabajo para optar por el título de Especialista de 1er grado en EGI. Facultad de Estomatología. Ciudad de la Habana. 2000.

33. Garcés. OM., Leyva HER., Ledesma MC. Respuesta del tejido pulpar ante un cemento a base de ionómero de vidrio. Pract. Odontol 1991; 12 (4); 35 – 9.

34. Gay Escoda, C. Cirugía Oral y Máxilo Facial. Barcelona.

35. Gil F. J. Fuenmayor V. Hipersensibilidad dentinaria. Causas y posibilidades de tratamiento. Rev. Soc. Esp. Period. 1999; 9:69-75.

36. Gondim, E. Microscopio Quirúrgico: la nueva frontera de la odontología clínica del siglo XXI. Rev. FOLA-ORAL. Año III No. 9 Junio 97.

37. González Rodríguez, Garrigó Martínez M. Patología pulpar irreversible de dientes permanentes jóvenes. Rev eur-odontoestomatol 1991;3(2):123-6

38. González, L, Vono RM., Abdul R. Tratamento de Canal Radicular de dentes con risogeneses incompleta empregando pasta hidroxido de calcio. Rev Odontol Unesp 1987; 15 (16): 1-12.

39. Gorostegui Etxabe J. Retratamiento Endodóntico. Rev. Española de Endodoncia 1989; 7 (2): 61 – 62.

40. Gotman JL. Éxito y fracaso causas y evaluación ; "En Endodoncia en la práctica clínica de Harty". Cuarta Edición. Editorial Macgraw-Hill. Interamericana. México 1999; 184 – 185.

41. Grossman L, Enfermedades de la pulpa dentaria En: Práctica Endodontica Edición Revolucionaria. Editorial Científico Técnica 1971;142-80

42. Harty, P.F.: ENDODONCIA en la práctica clínica. 4ta. Edición.Ed. McGraw-Hill Interamericana. London. 1999.

43. Imura N., Zuolo ML. Fracasos Iatrogenicos en procedimentos clínicos. "En Endodontia". Editorial Pancast, Sao Paulo 1988, 263 – 285.

44. Juárez Rolando P. Lesiones periapicales terapéutica actual. Rev. CIRC Odontol. Chaco. 1991; 2 (1): 3 – 6.

45. K Wong K., Mohammed S., Millar MC.,Stokes and evaluation of a 10 percent calvamide peroxide gel vital bleaching agent. Mz Dent J. 1993, 39(395): 18 –23.

46. Kettering JD. Concentrations of inmune complexes, IgG, IgM, IgE, and C3 in patients with acute apical abscesses. Journal of Endodontics. Vol. 10 No. 9 sept. 1984.

47. Leonardo M. R., Leal J. M., Simoesfilho A.P. Endodoncia. Editorial Panamericana. Argentina, 1983. 31-41.

48. Liñares Sixto J.M.: ENDODONCIA QUIRURGICA. Instituto Lácer de Salud Buco Dental. Barcelona. 2000.

49. Lin, L.. Pulp Biopsies from the teeth asociated with periapical radiolucency. Journal of Endodontics. Vol. 10 No. 9 sept. 1984.

50. Majil H., Machida G., Histological Studies of Therapy for Infected non vital permanent teeth with incompletely formed apices. Dent. Coll 1991; 32 (1): 35 – 45.

51. Martin Granizo-López Rafael. Cirugía Oral y Máxilo Facial. Manual del Residente. Sociedad Española de Cirugía Oral y Máxilo Facial. 1997.

52. Martinez Osorio J, Arroyo Bote S. Utilización del microscopio en endodoncia quirúrgica. Oper Dent Endod 1997; 1(4): 22 .

53. Matusow RJ. Acute Pulpa – alveolar cellulitis syndrome apical closure of inmature teeth by infection control case report and a possible microbial inmunologic etiology. Part 1 Oral Surg, Oral Med Oral Pathol. 1991, 71 (6 ): 737 – 42.

54. Matsuo, T. y col. Análisis cuantitativo de células inmunocompletas en lesiones periapicales humanas: correlaciones con hallazgos clínicos en los dientes implicados. ournal of Endodontics. 18 (10) pag. 497. 1992.

55. Mc Donald NJ. Radiographic and electronic diagniostic systems. Alpha- Omegan 1991; 84 (4); 45 – 8.

56. McNicholas, S y col. La concentración de prostaglandina E2 en lesiones perirradiculares humanas. . Journal of Endodontics. Vol. 17 No. 3 marzo 1991

57. Mérida Fuentes H. El diagnóstico pulpar un dilema. La Endodoncia.Odontol 1988;5(2):39-46

58. Mérida Fuentes H. Las Clasificaciones pulpares. Odontol día,1990;7(4):14-22

59. Mérida Fuentes H. Diferencias clínicas e histopatológicas en el diagnóstico de las pulpitis. Odontol día,1990;7(4):14-22

60. Mérida Fuentes H. Estudio al microscopio electrónico de las pulpitis Odontol día, 1991 8(3):12-21

61. Min-Kai. Apical terminus location of roots canal treatment procedures. Os,OM,OP,OR,Endod. 2000. 89:99-103

62. Monteiro Bramante C. Solución a los dolores pulpares. Rev. Mundo. Odontológico. 1997;(5) 22-27

63. Matas F., Quintero, Mendieta C. Hipersensibilidad dentinaria. Etiología, diagnóstico y tratamiento. Rev. Soc. Esp. Period., 1997; 7:181-192.

64. Normas de Endodoncia: Ministerio de Salud Pública 1983. 37 – 43.

65. Pacheco P,. Diagnóstico del fracaso de los tratamientos radiculares. Rev. ENDODONCIA. Vol. 11 No. 2 abril-junio 1993.

66. Pissiotis E. Ionómero de vidrio con plata como material de obturación retrógrada: un estudio in vitro . Rev. ENDODONCIA. Organo de la Asociación Española de Endodoncia. Vol. 9 No. 3 Julio-septiembre 1991

67. Pittford TR. Endodoncia en la práctica clínica de Harty 4ta Edición. Editores S.A. de CV Macgraw Hill Interamericana. México,D.F. 1999.

68. Ramos L. Terapia Láser en la hiperestesia dentinaria. Trabajo para optar por el título de Especialista de 1er grado en EGI. Facultad de Estomatología. Ciudad de la Habana. 2001.

69. Reymond T., Webber MS. Apexogenisis versus Apexification. Dental Clinics of North america, 1984, 28 (4): 669.

70. Rodríguez, A.M, Armijo Sánchez y col. Cirugía Bucal ambulatoria. Rev. Archivos de Odonto Estomatolgía . Vol. 14 No. 4 Abril 1998.

71. Ruiz de Temiño Malo. Indications for periapical surgery with retrograde obturation. Rev. Esp. Endodoncia. 1986.

72. Rud, J. Obturación radicular retrógrada con composite y adhesivo dentinario. 1. Rev. ENDODONCIA. Vol. 9 No. 4 Octubre-diciembre 1991.

73. Samaranayake LP, Stassen LF, Still DM . A microbiological study of pre- and postoperative apicoectomy sites. Clin Oral Investig 1997 Jun;1(2):77-80 .

74. Sánchez, MA y col. Revisión bibliográfica de los artículos publicados en 1991 y 1992 de cirugía bucal. Parte I. Archivos de Odonto Estomatología. Vol 9 No. 8 agosto 1993

75. Sánchez, R.G y col. Materiales de obturación a retro en cirugía periapical. Rev. Actualidad Odontoestomatológica Española 55, 10 ( 17-33) 1995.

76. Santamaría J. Regeneración ósea tras la extirpación de Quistes Radiculares con y sin Regeneración Guiada. Rev. Asoc. Odont. Argent. Vol.87 No.1 enero-feb 1999.

77. Scarfe, W, BDS, MSa [MEDLINE LOOKUP] In vivo accuracy and reliability of color-coded image enhancements for the assessment of periradicular lesion dimensions. November 1999 • Volume 88 • Number 5

78. Selzer S, Bender J.B. Pulpa dental. El manual moderno, S.A. de C V. México D. F. 1987.

79. Selzer G. Farber Pa. Microbiologic factors in Endodontogy. Oral Surgery. Oral Med. Oral Pathol. 1994; 78(5); 6 34 – 45.

80. Shulle JR. Norrissette DB., Gasiori EJ., Czajewski MV. The effects of bleaching application time on the dental pulp. J A.M. Dental assoc. 1994; 25 (10): 1330-5.

81. Sommer R. F., Ostrannder F. D. , Crowley M. C. Enfermedades de la pulpa y su tratamiento. En Endodoncia Clínica. Edición Revolucionaria. Editorial Pueblo y educación Ciudad de la Habana 1978.313-317

82. Stephanie E. P. Dowker, BSc, PhD, BDSa [MEDLINE LOOKUP]. X-ray microtomography
Nondestructive three-dimensional imaging for in vitro endodontic. studies.OS.OM.OP.OR.E. April 1997 • Volume 83 • Number 4

83. Sunada M. Study on the diagnosis of the deciduos tooth pulpitis by the blood picture in The dental pulshoni-shikagaku sasshi 1991;29 (1):11.23

84. Tani, N. y col. Actividad inmunobiológica de las bacterias aisladas en los conductos radiculares en dientes después del tratamiento endodóntico con lesiones periapicales persistentes. Journal of Endodontics. 18 (2) pag. 58.

85. Tobón G., Velez FH. Diagnóstico Pulpar En: Endodoncia Simplificada.Edición revolucionaria Guantánamo 1985.53-58

86. Torabinejad M. Inflammatory and inmunological aspects of the pathogenesis of human periapical lesions. Journal of Endodontics. Vol 11. No. 11. Noveimbre 1985.

87. Van B., Haywood DMD. Bleaching of vital and non vital teeth. Current Science 1992; 42 – 47.

88. Van B., Haywood, Henrry A: Williams. Status and restorative option for dentist prescribed home. Appied Bleaching Esthetic dentist try 1994; 5 (2): 65 – 67.

89. Van B., Haywood and Harold O. Heyman. Response of normal and tetracycline stained teeth with pulp zise variation to nightguard vital bleaching Appied Bleaching Esthetic dentist try 1994; 6(3): 109– 114.

90. Wayman, BE. Evaluación histológica y bacteriológica de 58 lesiones periapicales. Journal of Endodontics. 18 (4) pag. 152.

91. Weiger R., Kuhn A., Lost G. In vitro comparison of various types of sodium perborate used for intracoronal bleaching of discolored teeth. Journal of endodontic 1994; 20 (7): 338 – 340.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada